domingo, 30 de junio de 2013

Primera biofábrica cubana produce biodiesel (Jatropha-piñón)

La primera fábrica cubana para obtener biodiesel a partir del árbol conocido como "piñón de botija", funciona desde julio pasado en el poblado de Paraguay, en Guantánamo, la provincia más oriental de la isla.
  • Editor:
  • 22:15:22 2013-06-09 / agencia de xinhua
La primera fábrica cubana para obtener biodiesel a partir del árbol conocido como "piñón de botija", funciona desde julio pasado en el poblado de Paraguay, en Guantánamo, la provincia más oriental de la isla.
A partir de la referida planta, una oleaginosa no comestible cuyo nombre científico es "Jatropha curcas", la fábrica tiene capacidad para producir 400 litros diarios de biocombustible líquido, que internacionalmente se obtiene de aceites vegetales y grasa animal.
La planta procesa 1.430 kilogramos de semillas en cada jornada de trabajo, lo que anualmente le permite producir 105.600 litros, considerando 264 días de trabajo y 24 días de mantenimiento preventivo planificado.
La materia prima proviene de 90 hectáreas de piñón de botija sembradas en diferentes zonas de Guantánamo, bajo la supervisión del Centro de Investigaciones Aplicadas para el Desarrollo Sostenible (Catedes).
Luego de cosechados, los frutos se secan al sol entre uno y cuatro días, hasta alcanzar el porcentaje de humedad adecuado, y más tarde pasan a una máquina que separa la cáscara de las semillas.
De esas semillas se obtiene el aceite, mediante una extractora a presión en frío, que deja como residuo la llamada torta, a partir de la cual se puede elaborar un abono orgánico muy rico en nutrientes, y también sirve para fabricar adhesivos y revestimientos.
Adicionalmente, las cáscaras pueden utilizarse como fertilizante y como combustible en calderas y cocinas.
El proceso se ha integrado en dos fases para una mayor sostenibilidad y uso de todos los coproductos. Una, de beneficio, extracción y purificación del aceite, que constituye la principal materia prima. Aquí quedan como subproductos la cáscara y la torta.
La otra corresponde a la producción de biodiesel, donde se obtiene además el glicerol, explicó José Sotolongo, director de Catedes.
En México, existen tipos no tóxicos de jatropha que permiten emplear con fines culinarios el aceite extraído y la torta para complementar y sustituir la harina de soya, pero muchas de las variedades de la planta no poseen esa virtud.
Catedes cuenta con un banco con una treintena de variedades de la planta provenientes de India, Brasil, Centroamérica y Africa, junto a otras seleccionadas en varias provincias cubanas.
Las procedencias cubanas y de las zonas semiáridas de Guantánamo son muy resistentes y poseen mejor productividad por hectárea, sostuvo Sotolongo, citado por el semanario económico "Opciones".
Durante el primer trimestre de este año, se comenzó a promover la siembra de 200 hectáreas de jatropha en las provincias de Matanzas, en el occidente, y Sancti Spíritus, en el centro del país.
Recién inaugurada la fábrica en julio del año pasado, Catedes anunció que el primer vehículo habilitado con biodiesel producido en Cuba recorrió sin complicaciones sus primeros 1.500 kilómetros.
Una parte de los primeros 400 litros obtenidos se utilizaron, mezclados al 70 por ciento con diesel mineral, en un vehículo rural marca Toyota Modelo HI LUX 2007, precisó entonces Sotolongo.
El directivo explicó que el auto pertenece al proyecto Biomas-Cuba, promotor de la citada fábrica, y en el cual intervienen varias instituciones y ministerios del país, con el apoyo de la Agencia Suiza de Cooperación al Desarrollo (Cosude).
Luego de dos semanas de prueba, el vehículo se desplazó con mayor eficiencia que la habitual, ya que el aceite obtenido tiene efectos lubricantes y puede emplearse también, en la debida proporción, en vehículos de gasolina, según dijo el experto.
Entre las ventajas de la iniciativa cubana figura la de emplear un arbusto tóxico, que no compite con la producción de alimentos, a diferencia de otras especies alimentarias a las que acuden para idénticos fines en varios países.
El proyecto está sufragado por el Estado cubano, prevé la producción integrada de energía y alimentos a escala local y a nivel de fincas, y prohíbe para la producción de biodiesel el empleo de materias primas comprometidas con la alimentación humana.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada