viernes, 5 de julio de 2013

Chile y sus exportaciones de aceites vegetales usados( AVU)

 Empresas como BIOILS recolectan este producto para destinarlo a la producción de biodiésel

Cada año se arrojan en Chile más de 40 millones de litros de esta materia prima al desagüe, obstruyendo el alcantarillado.
 
Reciclaje de aceite vegetal evitaría perder US$ 130 millones anuales
Enviar este ArtículoImprimir este ArtículoAumentar tamaño de letraDisminuir tamaño de letra
 
Por Alejandra Clavería



Un solo litro de aceite de cocina que se vierte al alcantarillado contamina mil litros de agua. Más aún, cada litro arrojado al desagüe genera para los países un costo social aproximado de 
US$ 3, además, de malos olores, suciedad, degradación y obstrucción de los sistemas de saneamiento. Chile no es la excepción y se estima que, al año, se desperdician unos 40 millones de litros de aceite, lo que equivaldría a pérdidas sobre los US$ 130 millones por costos asociados a la contaminación que produce su eliminación vía desagüe.

Hoy, en nuestro país se reciclan 0,3 litros per cápita de aceite vegetal, es decir, unos 5 millones de litros anuales, pero la idea es llegar a 1,5 litros, tal como ocurre en mercados desarrollados. Esto, con el fin de reducir el impacto que el aceite de cocina causa en el medio ambiente, pero también potenciar un negocio en desarrollo: la utilización de esta materia prima para producir biodiésel, resina, asfalto, detergente y pintura, entre otros productos. 
Desde 2006, empresas como Bioils, que hoy tiene el 90% de participación en el mercado local, se dedican a la recolección de aceites vegetales utilizados principalmente para freír alimentos, con el fin de procesarlo y transformarlo en insumo para la industria química nacional e internacional.

En su planta de tratamiento ubicada en la comuna de Maipú, la compañía elimina los residuos presentes en este producto y, dependiendo de su calidad, lo comercializa para distintos fines.

“El aceite se filtra de los restos de comida, se procesa y se exporta en un 80% a países europeos, como Inglaterra, para la elaboración de biodiésel. El otro 20% de queda en Chile”, explica Alex Salazar, gerente Negocio Energy de Bioils, que en 2012 facturó más de US$ 3 millones.

Para recolectarlo, la firma tiene un servicio de acopio en 11 ciudades del país y convenios con más de 2.500 restaurantes y 1.500 supermercados, a los que concurren “una o dos veces al mes a retirar un bidón de 30 litros de aceite que luego traemos a la planta”, detalla Salazar.

El modelo de negocios ha sido exitoso, por lo que este año Bioils espera expandirse a Ecuador, Colombia y Perú. En este último, en donde el reciclaje de aceite se realiza de manera informal, ya han firmado acuerdos con empresas y cadenas de supermercados, por lo que en 2013 proyectan facturar US$ 3 millones, los que se sumarán a los US$ 5 millones que esperan alcanzar en Chile.



Reciclaje doméstico


Con el fin de igualarse a países desarrollados, reutilizando al año más de 26 millones de litros de aceite de cocina, el Ministerio de Medio Ambiente está trabajando en una serie de medidas a implementar de aquí a 2018, que buscan concentrar los esfuerzos de recolección de este producto en establecimientos comerciales, pero también impulsar el reciclaje a nivel domiciliario, aumentando los centros de acopio. 
“Actualmente contamos con algunos patrocinios de organizaciones que recolectan aceites usados para su posterior valorización y hemos estado de acuerdo con otras iniciativas que se realizan en La Pintana, donde se recolecta el aceite domiciliario, y el proyecto de la Municipalidad de Providencia que consiste en la entrega de un contenedor a 120 locales, entre cafés, restaurantes y hoteles, y que han recuperado aproximadamente 7.800 litros de aceite mensuales”, explica María Ignacia Benítez, ministra de Medio Ambiente.

La secretaria de Estado agrega que cada vez hay más alternativas para reciclar este producto, una tendencia que tiene que ver con las oportunidades que aprovechan las empresas para hacer de esta práctica un negocio. “Acá hay ganancias 
medioambientales y económicas para aquellos emprendedores que ven una oportunidad en revalorizar el aceite vegetal usado”, señala.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada